The book

“En febrero de 2017, un proveedor de servicios médicos de Uruguay fue hackeado. El atacante robó un montón de registros de pacientes y luego lo usó para extorsionar al proveedor. Dijo que publicaría los registros de todos los que tenían VIH a menos que le entreguen bitcoins por valor de 60.000 dólares.El proveedor médico trabajó con la policía para atrapar y arrestar a Alberto Hill, un uruguayo de 41 años. Alberto tenía toneladas de parafernalia de hackers y dispositivos electrónicos en su casa.Estamos hablando de docenas de tarjetas de crédito, un montón de carteras bitcoins hardware, pendrives en abundancia con herramientas de piratería y virus en ellos, un escritor de tarjetas de crédito con muchísimas tarjetas en blanco, numerosos discos duros, computadoras, routers, impresoras y una máscara de Anonymous.Alberto Hill admitió haber hackeado al proveedor médico, admitió ser dueño de todo este equipo e incluso admitió a la policía que envió el correo electrónico”. No solo eso, sino que la Interpol también dijo que Alberto accedía a cuentas bancarias de otras personas y extraía dinero de estas. Adicionalmente, Interpol afirmó a la prensa que la persona clonaba tarjetas de crédito.Yo soy Alberto…

Continue Reading The book